Improving the return on R&D investments

Sorry, this entry is only available in European Spanish. For the sake of viewer convenience, the content is shown below in the alternative language. You may click the link to switch the active language.

En 2016, Abanca puso en marcha “Abanca innova”​, el primer programa de innovación ágil e intraemprendimiento de la entidad, en cuya gestión colabora KIM.

Hoy entrevistamos a Eduardo Aldao, Director de Innovación de Abanca y responsable de esta iniciativa.

 

Fastworks (GE), Lean Elephants (Telefónica), Kickbox (Adobe)… ¿Por qué hay tantas corporaciones desarrollando programas de innovación ágil e intraemprendimiento?

Estamos en un momento donde las corporaciones son totalmente conscientes de que la innovación es un pilar básico, que les permite asegurar el éxito en un futuro. Sin innovación, las organizaciones están abocadas al fracaso.

No obstante, los modelos de innovación impulsaban (casi exclusivamente) a buscarla fuera de nuestras propias organizaciones, principalmente en los ecosistemas de las startups, que están en continua ebullición e innovando rápidamente. Una inmersión en el ecosistema de las startups te ayuda a determinar que, sin duda, la idea es importante, pero el equipo para llevarla a cabo y mejorarla, lo es mucho más. Una idea de 6 en un equipo de trabajo de 9 funciona, pero una idea de 9 en un equipo de trabajo de 6 no funciona y raramente llega a buen fin.

Pero pensemos un poco distinto: ¿por qué no podemos generar innovación abierta desde dentro de la organización? ¿Qué nos lo impide? ¿Quizás la creencia de que esto solo está reservado a una startup? Si analizas hacia dentro, las organizaciones disponen de muchísimo talento ofuscado o simplemente centrado en la problemática del día a día. Hacer aflorar nuestros talentos, sacarlos de la rutina del día a día, permitirles liderar una idea, conducirlos a pensar algo diferente y situarlos en un entorno adaptado a ello, genera una dinámica de innovación sorprendente. Esto es algo que ya han descubierto algunas organizaciones. Ahora tenemos que aprender a valorarlo y utilizarlo eficientemente.

 

¿Por qué elegisteis la metodología Kickbox para desarrollar vuestro programa de innovación ágil e intraemprendimiento?

Hay varias cosas de la metodología Adobe Kickbox que, personalmente, me cautivaron. La primera es que se centra en crear innovadores, no innovaciones. Por otro lado, facilita al innovador los recursos y el tiempo necesarios para innovar (la falta de recursos puede convertirse en una barrera importante para la innovación). Y además, permite testear 20 ideas por 500 €, que siempre es mejor que testear una sola idea por 10.000 €.

Tengo que decir que, en este caso, nos vimos obligados a innovar en el paso a la caja azul (en la metodología Kickbox, los innovadores deben superar los retos propuestos en una caja roja y, posteriormente, en una caja azul). Lo normal es que solamente 1 ó 2 ideas superen la caja roja, pero, en nuestro caso, fueron 20 ideas. Así que optamos por adaptar la metodología creando dos Sponsor Days (lo que en una startup tradicional sería un Investor Day), es decir, eventos donde los innovadores hacen un pitch de su idea, seguido de una ronda de preguntas. Todo ello con vistas a conseguir un sponsor (dentro de la organización) para cada uno de los proyectos (requisito indispensable para acceder a la caja azul).

Finalmente, conseguimos que un grupo numeroso y muy significativo de directivos del banco estuviese presente en los pitchs para que ellos mismos valoraran el trabajo y patrocinaran las ideas. Y eso supuso un antes y un después dentro de la organización. “Un soplo de aire fresco”, como alguno lo definió. Por supuesto, la involucración de la Dirección es clave para poder lanzar un proyecto como éste. En nuestro caso, tuvimos la suerte de que hasta el propio Consejero Delegado asistió a un Sponsor Day.

 

¿Cómo esperas que impacte Kickbox en Abanca?

Kickbox ya está impactando es nuestra organización, tanto desde el punto de vista de cultura de la innovación, como en el desarrollo de proyectos innovadores (muchos de ellos, dirigidos a mejorar el servicio a nuestros clientes y mejorar nuestra cuenta de resultados).

 

¿De qué proyecto de innovación te sientes más orgulloso?

Me siento muy orgulloso (e impaciente) del proyecto que aún está por llegar. Llevamos dos años realizando muchos proyectos innovadores. No podría escoger uno solo: nuestra Banca Móvil; la creación del Centro de Excelencia de Blockchain; Machine Learning; la creación de Abanca Innova; el nuevo modelo de oficina (con la implantación de movilidad total en nuestra fuerza de ventas); nuestra nueva e innovadora sede en Paseo de Recoletos, 4 (Madrid) y, por supuesto, Kickbox.

 

¿Cuál es la asignatura pendiente de los bancos en materia de innovación?

Creo que, en banca, tenemos dos asignaturas pendientes. La primera sería la agilidad. El entorno financiero, además, es especialmente complejo y está sometido a una fuerte presión regulatoria, que nos impide desplegar con la agilidad necesaria nuevos servicios innovadores. Otra asignatura pendiente es el corto plazo. Los proyectos de innovación no son una ciencia exacta y no disponen de un retorno inmediato de la inversión fácilmente medible, lo que, en un entorno financiero, representa un problema.

 

¿Cuál es la lección más valiosa que has aprendido al frente del Departamento de Innovación de Abanca?

Francamente, todos los días aprendo algo nuevo, pero tengo un decálogo de cinco puntos aprendidos, que siempre llevo en la mochila: escuchar, liderar, cooperar, convencer y pensar algo distinto.

 

Si quieres saber más sobre innovación ágil e intraemprendimiento, consulta nuestro artículo “Corporate entrepreneurship: la gran aventura de las empresas innovadoras”