Mejoramos el retorno de la inversión en I + D

KIM, 10 years with you

ENTREVISTA A LOS IMPULSORES · ANTONI PAZ – CEO DE KIM

Antoni Paz

“Veo un grupo KIM muy consolidado, liderando nodos en redes internacionales de transferencia de tecnología, realizando proyectos de alto impacto con una dimensión cada vez más social y contribuyendo a la mejora del sistema de ciencia e innovación global”

Este curso 2017-18, nuestro grupo celebra su 10º aniversario y para conmemorarlo, hemos querido dar voz a una selección de personas y a las entidades que han sido claves en nuestro recorrido: nuestros fundadores y nuestros clientes. Hoy entrevistamos a Antoni Paz, el Director Ejecutivo de KIM y experto en innovación, dirección científica en organizaciones privadas y públicas y en la gestión de modelos de transferencia de tecnología.

¿Cómo ha sido el viaje hasta llegar donde KIM está hoy?

Hay que tener en cuenta varias cosas para valorar el trayecto realizado hasta este momento. Nuestro modelo de negocio es el de un agente que acelera la llegada de la innovación al mercado. En estos momentos, en el año 2017, existen muchas empresas y profesionales que, a pesar de no ser un concepto empresarial tradicional, aprecian nuestra actividad y nuestra ayuda como elemento muy relevante en sus estrategias de investigación y desarrollo.

En el año 2007, cuando empezó el proyecto de KIM, la situación era diferente. Veníamos de una situación económica muy favorable donde, para la gran mayoría de empresas, no era tan necesario pensar en la rentabilización de activos intangibles o de la actividad de I+D. Por tanto, hemos tenido que hacer una importante labor de promoción y difusión de los conceptos, las metodologías, las ventajas y las oportunidades que se pueden obtener de una buena rentabilización de las inversiones de I+D empresariales y también de los centros, institutos y demás agentes del mundo investigador que se pueden beneficiar de la rentabilización de sus resultados de I+D. A pesar de ello, estamos muy satisfechos del recorrido de KIM con el reconocimiento a nuestra labor que hemos obtenido con instituciones del mundo de la investigación, empresas y administraciones públicas de diferentes países.

 

“Nuestro modelo de negocio es el de un agente que acelera la llegada de la innovación al mercado.”

¿Cuáles han sido las mayores dificultades que ha afrontado KIM desde su fundación hasta ahora?

En realidad, KIM se funda en un momento donde empezábamos a ser conscientes que la crisis económica española y mundial iba a ser muy importante y eso agregó una dificultad añadida desde el inicio. Hemos tenido dificultades como cualquier empresa o institución en términos de financiación a corto plazo, pero la dificultad mayor ha sido encontrar nuestro espacio en el ecosistema de innovación donde existen muchos “players” que consideran que pueden realizar tareas de investigación, de gestión empresarial y de comercialización de tecnologías desde una óptica local y que no se rigen por el paradigma de “Open Innovation” propugnado por Henry Chesbrough y que KIM ha apoyado desde su fundación, con acciones que incluyen la traducción al español del libro de Open Innovation del mismo autor.

 

Han cambiado muchas cosas en estos 10 años, ¿cómo has gestionado el cambio?

Muchas cosas han ido cambiando, pero suelo explicar al equipo de KIM que en algunas cosas tenemos que volver a la frescura y simplicidad que teníamos 10 o 15 años atrás, donde todo era posible y las decisiones no estaban tan contaminadas por el peso de la realidad. El objetivo final es tratar de volver a un estado mental donde el peso de la responsabilidad no sea excesivo, ya que este exceso se convierte en falta de valentía, rigidez y falta de innovación.

Desde nuestro nacimiento, hemos formado equipos valientes y audaces en las decisiones que nos ha tocado tomar en cada momento, pero quizás, en estos momentos, el mundo de la innovación ha sufrido el desgaste lógico de los últimos años de crisis. Nuestra receta contra esa tendencia es la de la ilusión para gestionar la incertidumbre, la flexibilidad de conceptos y la valentía.

 

“Hemos tenido que hacer una importante labor de promoción y difusión de los conceptos, las metodologías, las ventajas y las oportunidades que se pueden obtener de una buena rentabilización de las inversiones de I+D empresariales”.

 

El equipo también ha ido cambiando, ¿cómo es ahora el equipo de KIM?

El equipo cambia continuamente y más en una empresa como KIM, que siempre está en continua exposición a nuevas tecnologías, a nuevos modelos de negocio, a nuevas estrategias empresariales y, en definitiva, a un mundo innovador que necesariamente transforma a los equipos humanos.

Aunque a la cuestión de cómo es el equipo ahora, te diría que el equipo de KIM es mucho más maduro. Quizás ese es el cambio más relevante, aunque lógico por otra parte. En mi caso, por ejemplo, empecé el proyecto KIM recién cumplidos 30 años y gran parte del equipo actual, también, con lo que hemos ido viendo nuestra maduración personal y profesional, las familias, los hijos, los momentos de cada uno, en realidad toda una experiencia que nos ha obligado a potenciar por ejemplo políticas de conciliación personal y profesional para ajustarnos mejor a las nuevas situaciones.

A nivel de perfiles profesionales, el equipo también ha cambiado ya que hemos ido focalizando nuestro valor en los modelos de negocio y no tanto en el valor intrínseco de la tecnología, en la demanda empresarial más que en la oferta del mundo de la investigación. Esta focalización en modelos empresariales nos ha obligado a adquirir competencias en gestión empresarial más que competencias alineadas con la transferencia de conocimiento en el mundo de la investigación como tenía inicialmente el equipo. Para transformar el equipo, hemos priorizado y estimulado la formación en escuelas de negocios, sin olvidar las competencias tecnológicas y de análisis crítico que ya teníamos.

 

KIM es una empresa donde se aprende mucho y muy rápido. ¿Sigues aprendiendo en el trabajo? ¿Cómo?

En KIM se aprende rápido y mucho. Internamente siempre comentamos que es necesario tener claro que los proyectos que nos encargan son un reto incierto, dificultoso y difícil de resolver. Nunca hemos tenido la fortuna de recibir un encargo en el que el cliente tuviera todos los aspectos del proceso controlados. Hay que tener en cuenta que solo el 1% de las innovaciones llega al mercado porque hacerlas llegar al mercado es un complejo dado que existen elementos tecnológicos, legales, de propiedad intelectual, de moldeo de negocio, financieros, de márqueting, de mercado, etc.

Además, existe un efecto de aprendizaje relativamente reciente de los últimos 2-3 años donde hemos tenido la suerte de participar en proyectos muy complejos de alto impacto tanto para grandes y pequeñas empresas como para administraciones públicas de diferentes países y culturas. Esto nos ha exigido un plus de gestión que antes no teníamos. Funcionamos en estos momentos como equipos que se unen para ejecutar proyectos, pero con una estructura jerárquica muy plana, formándose equipos integrados por abogados, tecnólogos y profesionales del márqueting y las finanzas, por ejemplo. Se trata de un cambio en la manera de trabajar, pero estamos consiguiendo los resultados esperados y que los equipos trabajen con satisfacción y convencimiento en el resultado final.

Es imposible no aprender con estas condiciones tan favorables…

 

 “El mundo de la innovación ha sufrido el desgaste lógico de los últimos años de crisis. Nuestra receta contra esa tendencia es la de la ilusión para gestionar la incertidumbre, la flexibilidad de conceptos y la valentía

Y para acabar, ¿cómo se presenta el futuro? ¿Qué retos y perspectivas tiene KIM?

Desgraciadamente, los datos de innovación no han mejorado sustancialmente desde 2007 en nuestros mercados de interés, que están fundamentalmente en España y en el sur de Europa, con lo que el reto de mejorar los ecosistemas de innovación sigue exitiendo. Según The Global Innovation Index 2016 , el sur de Europa y Latinoamérica tienen un potencial innovador que desarrollar y el rol de KIM ha de ser contribuir a esta mejora en los mercados en los que KIM está presente.

Un segundo reto es el de mejorar las competencias del personal dedicado a la comecialización y la transferencia de resultados de investigación. Pese a la labor desempeñada por KIM, el mercado de la innovación es “permanentemente cambiante”, con lo que las mejoras de las habilidades de los equipos dedicados a la innovación, también lo son. Las necesidades en cuanto a innovación tanto empresariales como institucionales van madurando con el paso de los años y nuestro apoyo a estos procesos tiene que ir adaptándose también a través de personal formado específicamente.

En definitiva, veo un grupo KIM muy consolidado, liderando nodos en redes internacionales de Transferencia de Tecnología, realizando proyectos de alto impacto con una dimensión cada vez más social y contribuyendo a la mejora del sistema de ciencia e innovación a nivel global.

Sobre Antoni Paz. Director Ejecutivo del grupo KIM, Presidente de la Comisión de Innovación del 22@ network y antiguo Director de Desarrollo Corporativo en LEITAT Technological Center.